Los lagartos de climas fríos son los más afectados por el cambio climático

Las especies de lagartijas de climas no tropicales se han adaptado evolutivamente a ambientes fríos y son muy vulnerables a los aumentos de temperatura

Fecha de noticia: 
Lunes, 9 Septiembre, 2019

Un estudio internacional con participación de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha demostrado que los lagartos de climas fríos son los más afectados por el cambio climático. El aumento de las temperaturas conlleva una menor humedad, por lo que el cambio climático genera ambientes que no pueden soportar. El análisis evolutivo ha mostrado que las especies de lagartos surgidas en ambientes tropicales y que se han extendido a climas templados se han ido adaptando al frío, con su fisiología muy vinculada al clima, por lo que son muy sensibles a los aumentos de temperatura y vulnerables ante el cambio climático. Los resultados del estudio se publican en la revista Nature Communications.

Los lagartos aman el sol (se les llama “heliotermos”), puesto que son organismos de sangre fría que dependen del calor y la radiación solar para alcanzar las temperaturas que les gustan. Pero esta estrecha relación entre su fisiología y el clima probablemente los hace muy vulnerables a los aumentos de temperatura, según concluye el estudio, realizado por 45 investigadores de 17 países, que se ha centrado en la fisiología de los lagartos lacértidos o lagartijas, un grupo que está muy extendido por Europa, Asia y África. Los lacértidos tienen especies que pueden sobrevivir en el calor abrasador del desierto de Namib (entre Angola, Namibia y Sudáfrica) y otros están restringidos en hábitats fríos de montañas de más de 2.000 metros de altitud. Uno de ellos, la lagartija vivípara, incluso llega al Círculo Polar Ártico, más al norte que cualquier otro reptil.

“Hemos descubierto en estos lagartos un fuerte ajuste entre la fisiología y la temperatura ambiental y esto probablemente los hace muy sensibles al calentamiento global”, dice Joan Garcia-Porta, investigador del Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals (CREAF) y actualmente de la Universidad de St. Louis en Washington (Estados Unidos).

“Las lagartijas hoy adaptadas a ambientes de montaña en zonas mediterráneas como la Península Ibérica, donde el calentamiento del clima se predice que va a ser especialmente intenso, confrontarán problemas no sólo de reducción en la extensión de hábitats favorables, sino posiblemente de competencia con otras especies más adaptables; esto puede afectar a valiosos endemismos como el lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi) o varias especies del género Iberolacerta”, señala Ignacio de la Riva, investigador del CSIC en el Museo Nacional de Ciencias Naturales.

El estudio ha analizado la fisiología de 50 especies y ha determinado que las especies de los lacértidos de climas no tropicales se han ido adaptando evolutivamente al frío, pero no al calor. Muchos de ellas se originaron en climas cálidos del pasado, pero desde entonces se han adaptado a medida que la Tierra se enfrió y se extendió a otras regiones. “La historia de los lacértidos no tropicales va de la persistencia contra el frío. No ha habido precedentes en su evolución para hacer frente al calor o a las condiciones secas durante millones de años”, dice Katharina Valero, profesora de la Universidad de Hull, Reino Unido.

Miguel Vences, coautor y profesor de biología evolutiva en la Universidad Tecnológica de Braunschweig (Alemania), comenta: “Fue sorprendente descubrir cuán prolijamente se adaptan estas especies a su entorno. Su fisiología, tamaño de distribución, riqueza de especies e incluso tasas de mutación: todo se correlaciona fuertemente con las temperaturas que experimentan en la naturaleza”.

El estudio utilizó métodos de secuenciación de ADN de última generación y análisis de fósiles para reconstruir la evolución de 262 especies de lagartijas de la familia de los lacértidos. Según Iker Irisarri, investigador del CSIC en Madrid, que contribuyó en esta metodología: “nuestros nuevos análisis genómicos determinaron cómo se relacionan este grupo uno con cada uno en términos evolutivos, y cuándo se originaron”.

La hipótesis de que el cambio climático afecta más a las lagartijas de climas fríos se ha confirmado con el caso de la lagartija vivípara. “Las poblaciones en las montañas pirenaicas donde las temperaturas ambientales se acercan a sus temperaturas preferidas ya se han extinguido, un presagio de lo que podría suceder con otros lagartos”, dice Barry Sinervo, profesor de la Universidad de California en Santa Cruz (Estados Unidos) que ha estado estudiando la disminución de lagartos durante más de 10 años.

Miguel-Angel Carretero, un especialista en lagartos en el instituto Centro de Investigação em Biodiversidade e Recursos Genéticos (CIBIO), Portugal, agrega: “Los mecanismos por los cuales estos lagartos disminuyen son complejos, pero comenzamos a entenderlos mejor. Las temperaturas más cálidas también significan una menor humedad, y el cambio climático obliga a estos lagartos a estar activos en ambientes secos que no pueden soportar”.

 

Enlace de descarga de fotos: https://saco.csic.es/index.php/s/LyQ6KKeNekrz3EX

'Iberolacerta cyreni'.
Referencia científica: 
Joan Garcia-Porta et al. Environmental temperatures shape thermal physiology as well as diversification and genome-wide substitution rates in lizards. Nature Communications. DOI: 10.1038/s41467-019-11943-x

Noticias relacionadas

Olga Rodríguez: “Buscamos una movilidad...

20/09/2019

Coches eléctricos, reducción de emisiones, car sharing, economía circular... ¿Qué tienen en común...

https://www.csic.es/sites/default/files/foto_olga_entrevista800x600.jpg

Científicos del CSIC detectan incrementos...

19/09/2019

Científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en colaboración con la

https://www.csic.es/sites/default/files/aa9891.jpg

Restaurar las poblaciones de lince puede reducir...

19/09/2019

Un equipo liderado por científicos del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (centro...

https://www.csic.es/sites/default/files/tr180701-8941.jpg