La transferencia que lleva la ciencia al mercado en tiempos de covid 19

Los investigadores del CSIC han convertido el trabajo del laboratorio en test serológicos, mascarillas y nuevos productos para hacer frente a la pandemia

Fecha de noticia: 
Viernes, 5 marzo, 2021

En la Vicepresidencia Adjunta de Transferencia del Conocimiento (VATC) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) llevamos trabajando desde el primer momento con los grupos de investigación que se han dedicado durante ya casi un año a luchar desde los laboratorios contra la pandemia ¿Cuál ha sido nuestra labor? La VATC se divide en cuatro grandes unidades: 1) Protección de Resultados, 2) Comercialización, 3) Contratos y 4) Apoyo a la puesta en marcha de spinoffs. El trabajo coordinado de estas 4 unidades ha permitido que a día de hoy hayamos trabajado en el marco de distintas estrategias de transferencia con más de 44 tecnologías para luchar contra la COVID 19 que han surgido de los laboratorios del CSIC.

Entre estas tecnologías podemos encontrar un nuevo material para filtros de mascarillas sanitarias basado en nanofibras que, a través de un contrato de explotación de la patente, permite a una empresa spinoff del CSIC, Bioinicia, la fabricación y distribución de mascarillas sanitarias FFP1, FFP2 y FFP3 y quirúrgicas. Las mascarillas, hechas de nanofibras, aportan una filtración mecánica, que contrasta con la filtración electrostática de las mascarillas más tradicionales que pierde propiedades con el uso debido a que la humedad de la respiración disipa las cargas que atrapan los aerosoles. El contrato de explotación suscrito por el CSIC responde al decálogo establecido en el CSIC a mediados de 2020 que concreta las condiciones para transferir las tecnologías del CSIC relacionadas con la covid-19. Estas normas se establecen debido a la crisis sanitaria y la importancia que tiene en este contexto que las tecnologías desarrolladas por el CSIC contra el virus SARS-CoV-2 lleguen con rapidez a la sociedad y en condiciones razonables para los diferentes sistemas de salud.

Otro caso de éxito, lo encontramos en los test de anticuerpos con una fiabilidad de casi el 100% y disponibles en el mercado desde diciembre del año pasado   Producido por la empresa española Immunostep, el test se basa en proteínas del virus que generan una fuerte producción de anticuerpos y por tanto permite conocer si se ha estado en contacto con el coronavirus y se está inmunizado. Entre otros usos más evidentes, puede jugar un papel clave en el seguimiento de la población vacunada. El test se presenta en formato kit Elisa con todos los reactivos para revelar la presencia de anticuerpos en la sangre del paciente. Se realiza en laboratorio y ofrece resultados en unas dos horas. Con Immunostep se firmó una licencia en términos de no exclusividad para su fabricación en España y su posterior explotación internacional.

En otros casos, la transferencia de resultados de investigación ha venido de la mano de una colaboración de gran impacto como la mantenida con el grupo de ingeniería y tecnología SENER, para trabajar conjuntamente en un sistema de control que disminuya el riesgo de contagio por SARS-CoV2. Este sistema consiste en un método de captación e identificación del virus en el aire, desarrollado en el CSIC, que incorpora inteligencia artificial para garantizar una ventilación adecuada en interiores, como hospitales, aeropuertos, estaciones de metro y centros educativos, entre otros.

En el área de los antivirales y tratamientos, se han mantenido múltiples reuniones para analizar con distintos equipos médicos nacionales e internacionales la conveniencia de poner en marcha ensayos clínicos de reposicionamiento de fármacos. Asimismo, se ha contactado con los laboratorios que fabrican los compuestos seleccionados. Como resultado, en breve se lanzarán dos ensayos clínicos relacionados con compuestos que previamente se han experimentado in vitro.

Las vacunas son otro de los ámbitos en los que la VATC ha trabajado coordinadamente con los investigadores en los últimos meses. Desde auspiciar las colaboraciones con distintas empresas a través de, primero acuerdos de confidencialidad y MTAs (Material Transfer Agreement) y luego, contratos de I+D o de apoyo tecnológico; pasando por definir y lanzar contratos para la realización de servicios como los test preclínicos en hámsteres y macacos, o la contratación de CROs; hasta participar en la elaboración del protocolo de ensayos clínicos.  

Han sido meses de intenso trabajo que a finales de 2020 ya habían dado lugar a la solicitud de 17 patentes prioritarias directamente relacionadas con la covid-19, aproximadamente el 11,5% del total de patentes solicitadas por el CSIC en ese periodo. Asimismo, se firmaron 135 contratos relacionados con la covid-19, aproximadamente el 12% de los contratos firmados por el CSIC en 2020.

Ángela Ribeiro, Javier Maira, Javier Etxabe, Ana Sanz

Vicepresidencia Adjunta de Transferencia del Conocimiento

 

imagen de Kit de diagnóstico serológico CSIC-Immunostep. / César Hernández CSIC Comunicación
Material de descarga

Noticias relacionadas

“Los bioplásticos van a llegar a nuestras casas,...

08/04/2021

Reducir, reutilizar y reciclar. Los bioplásticos -plásticos fabricados a partir de procesos...

https://www.csic.es/sites/default/files/auxiliadora_ok.jpg

Transforman por primera vez astrocitos en...

07/04/2021

Una investigación realizada en el Instituto de Neurociencias (IN), centro mixto del Consejo...

https://www.csic.es/sites/default/files/neuro_astrocitos.jpg

Científicos del CSIC desarrollan nuevos productos...

06/04/2021

Un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología Química (ITQ), centro mixto del Consejo...

https://www.csic.es/sites/default/files/quirofano.jpg