Tipo de actividad
Exposición

Fecha
del  29/10/2020 - 10:00
al  22/11/2020 - 18:30

Ubicación
Real Jardín Botánico (RJB-CSIC), Plaza de Murillo, 2, Madrid (Madrid)

Rojos, verdes, negros, amarillos, anaranjados… es temporada de calabazas. En el RJB te enseñamos algunas de las muchas variedades que existen

Grandes, medianas, pequeñas, redondas, con forma de botella, alargadas, moteadas, lisas, rugosas… Originarias de América (Cucurbita) y de África (Lagenaria), aunque su cultivo está muy extendido por otras zonas del mundo, la calabaza es una herbácea rastrera y trepadora, de la familia de las cucurbitáceas.

Se trata de un fruto voluminoso, generalmente esférico, de corteza gruesa y carne pulposa con multitud de semillas. Tiene un 90% de agua, muy pocas grasas y azúcares. Entre las diferentes especies y sus diversos cultivares encontramos prácticamente todos los colores: rojo, verde, amarillo, negro, gris, blanco o naranja, y una característica y amplia diversidad de formas.

Según su uso, se clasifi­can en comestibles y ornamentales. Las plantas cuyo fruto es comestible son anuales, y permiten cosechar calabazas que se emplean en la elaboración de cremas, guisos, potajes y dulces.

Con un objetivo educativo y divulgativo, por quinto año el Real Jardín Botánico del CSIC (RJB-CSIC) muestra a sus visitantes una selección de 30 cultivares de calabaza que han crecido en la mismísima huerta del Jardín.

Se pueden conocer y fotografiar ejemplares tan curiosos como los utilizados para producir cabello de ángel, maza de Hércules o Peter Pan, la clásica de Halloween o la tradicional calabaza del peregrino.

Este año, la selección de especies y sus diversos cultivares (géneros Cucurbita L. y Lagenaria Ser.) se pueden ver en la misma huerta del Jardín Botánico, donde se cultivan. En zonas de la huerta próximas a la exposición, se pueden ver calabazas que se han desarrollado colgadas de los arcos y guías.

Puedes visitar la muestra durante las próximas semanas, hasta que los ejemplares seleccionados ya no estén en condiciones de ser expuestos. Las calabazas sobrantes se donarán a comedores sociales por lo que se recuerda a los visitantes la prohibición general de coger frutos del Jardín Botánico.

¡Os esperamos!

Subir