Tipo de actividad
Exposición

Fecha
del  27/11/2019 - 10:00
al  12/01/2020 - 21:00

Ubicación
Museo Casa de la Ciencia de Sevilla, Pabellón de Perú. Avda. María Luisa, s/n, Sevilla (Sevilla)

El Museo Casa de la Ciencia presenta una colección única en España de setas liofilizadas

El Museo Casa de la Ciencia de Sevilla (CSIC) abre al público la exposición temporal “Setas”, una nueva oferta del Museo para los meses de invierno.

La exposición está conformada por una selección hecha sobre la colección de setas liofilizadas que durante más de veinte años elaboró Antonio Trescastro Mediavilla, recientemente fallecido, y que durante la mayor parte de su vida profesional se desempeñó como técnico de mantenimiento y divulgador científico en la Estación Experimental del Zaidín (EEZ) del CSIC, en Granada. 
 
La exposición estará compuesta por paneles explicativos y 27 dioramas donde estarán expuestos más de cien ejemplares de setas liofilizadas. La muestra quiere servir como homenaje a la dedicación de Antonio Trescastro, que de forma prácticamente autodidacta y dedicando muchas horas de trabajo adicional a sus funciones técnicas, logró confeccionar una colección considerada única en España

La liofilización es una técnica de deshidratación por frío con la que Trescastro también desecó frutas y verduras, insectos, crustáceos e incluso el corazón de un cerdo. La liofilización extrae el agua de la muestra, ya sea de origen animal o vegetal, o muestras preparadas en el  laboratorio. En la entrevista que el propio Trescastro ofreció al equipo de Cultura Científica del CSIC en el año 2015, explicaba el proceso con estas palabras:

“Cuando doy charlas siempre digo que ya los incas liofilizaban naturalmente, así que las liofilizadoras existen desde hace muchos años. Explico que el agua tiene tres estados: sólido, líquido y gaseoso. El proceso empieza con la recogida de las setas en el campo. Después se limpian bien en el laboratorio y se congelan. A continuación se introducen en la liofilizadora, donde el agua que contienen va a pasar de estado sólido a estado gaseoso sin pasar por líquido; eso se llama sublimación. Tras 24 o 48 horas en la liofilizadora saldrán completamente secas y podremos ver el agua que han perdido. Sin embargo, mantendrán la estructura, el color y podrán conservarse así, siempre que no se hidraten, para toda la vida”. 

Trescastro fabricó su propia máquina liofilizadora utilizando una bombona de butano y un viejo aire acondicionado. Años más tarde, gracias a proyectos de investigación financiados por la Junta de Andalucía, la EEZ consiguió fondos para obtener una nueva liofilizadora profesional. Gracias a los trabajos de Trescastro, con la colaboración del personal científico del centro, se obtuvo incluso una patente. 

La exposición permanecerá en el Museo hasta el próximo 12 de enero.
 
 

 

Imagen