juana bellanato

JUANA BELLANATO FONTECHA O LA VOLUNTAD DE SER CIENTÍFICA

Juana Bellanato, 60 años en el CSIC

juana bellanato fontecha

Desde que en 1951 consiguió una beca para hacer su tesis doctoral, hasta hoy, ha pasado mucho tiempo y muchas cosas. Juana ve hoy, con optimismo y alegría, la justicia que se está haciendo con la mujer, y las facilidades que tiene actualmente para incorporarse a la ciencia, mucho más difícil hace unos años.
 
Influenciada por los deseos de sus padres, y a pesar de la guerra civil y de la posguerra que, hasta cierto punto, marcaron su infancia Imagen de Juana en 1954 y adolescencia, Juana tenía una clara vocación por el estudio. Obtuvo, de forma brillante, el titulo de bachiller y se hizo bachiller-maestra; pero ella quería ir a la Universidad, y, finalmente, arropada por su familia, especialmente por su padre, y con la ayuda de una beca, ingresó en la Universidad Complutense donde estudió Ciencias Químicas.

juana bellanato jovenCon su carrera terminada en 1949, le ocurrió como a todos: no sabía qué hacer. En ningún sitio, en ningún laboratorio, y mucho menos en la Universidad, se aceptaba fácilmente a una mujer licenciada.
 
Para aprovechar el tiempo, se matriculó en algunas asignaturas de doctorado, y entre ellas una: “la Espectroscopía, que, además de marcarle el destino de toda su vida, le brindó, entonces, la oportunidad de conocer a una persona de reconocido prestigio en lo científico y abierto en lo social: el profesor Miguel Antonio Catalán.
 
Unos meses después, el profesor Catalán, como jefe del departamento de Espectroscopía del recién fundado Instituto de Óptica “Daza de Valdés , aceptó la propuesta del profesor José Barceló (antiguo profesor de química de Juana), para, dentro de su departamento, dirigirle la tesis doctoral. El director del Instituto era, entonces, el profesor José María Otero Navascués.
 
En 1954, después de leer su tesis doctoral, su destino hubiera sido, como el de gran parte de los que la terminaban: abandonar el CSIC, pues, como dice Juana: “los problemas no son nuevos, este es un problema del Consejo,  de antes y de ahora".

Pero ella tuvo suerte: “Yo entré en el momento oportuno , y a Juana la nombraron pronto Ayudante de Investigación, después Colaborador eventual del Patronato Alfonso X el Sabio, en 1956 Colaborador Científico del Patronato Juan de la Cierva, en 1967 Investigador Científico del mismo Patronato, en 1971 Profesor de Investigación del Instituto de Óptica del CSIC y finalmente, en 1990, doctor vinculado “ad honorem  en el Instituto de Óptica y después en el de Estructura de la Materia.
 
juana bellanato en laboratorioHasta con sus compañeros tuvo suerte: “Puedo decir que en toda mi carrera investigadora no tuve que competir prácticamente con hombres (yo no aspiraba a ningún puesto de gestión), al menos siendo consciente, Juana Bellanato con Raman    aunque sí tuve noticia –a posteriori- que, dentro del marco del Instituto de Óptica, algunos se enfadaron por adelantarles cuando fui nombrada Investigador y Profesor de Investigación antes que ellos   “Cuando obtuve la beca para ampliar estudios en Alemania, un compañero aconsejó al director del Instituto de Óptica, entonces don José María Otero Navascués, para que no fuese, porque, según él: ‘yo me ahogaba en un vaso de agua’. Me lo confesó el mismo compañero un año después. Menos mal que el director confió en mí . Son pequeños recelos a los que todo el mundo está sujeto.
 
Durante todos estos años, hasta hoy (2007), Juana ha dedicado gran parte de su vida a la ciencia, a la Espectroscopía, y ha obtenido satisfacciones y premios importantes para ella: En 1968 obtiene, junto al profesor A. Hidalgo, el Premio Perkin Elmer al mejor trabajo de Espectroscopía de Absorción; en 1996 la Medalla de Plata del Comité Español de Espectroscopía; en el 2002 la medalla de plata de la Sociedad Española de Óptica; en el 2003 la medalla de la Real Sociedad Española de Química; en 2006 el premio de la Reunión Nacional de Espectroscopía “Jesús Morcillo Rubio  y en el mismo año recibe la placa institucional del CSIC. Finalmente, en Noviembre de 2007 recibe la Insignia de Oro y Brillante de la Asociación de Químicos de Madrid - ANQUE.
 
Juana sufrió la guerra y posguerra españolas, vivió también la situación de los científicos alemanes de posguerra, sintió con sus colegas y amigos judíos el dolor que padecieron por sus pérdidas familiares, supo de los efectos devastadores que provocaron, en algunos de sus compañeros alemanes, las consecuencias de la guerra donde habían sido soldados, con el consiguiente retraso en sus carreras.
 
Todos sus viajes de estudios y de asistencia a congresos le han permitido vivir, conocer y visitar buena parte del mundo: Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia, la antigua Unión Soviética, otros países europeos, Estados Unidos, La India, Japón, Israel... Siempre quiso trabajar con rigor, en parte para desmontar de las mentalidades de hace unos años el tópico, que aunque no era tan maligno como el de género, sí que resultaba muy molesto e indignante, por el que se asociaba a los españoles con la falta de seriedad y de disciplina. “Para asombro de todos, trabajé mucho en los laboratorios, pues tenían muy mala opinión de los españoles, y aprendí a hacerlo con rigor “. Ella, mujer científica y española, recuerda ahora cómo en Alemania y en Gran Bretaña “…siempre me daban la llave del edificio para que entrara a trabajar a mi antojo, por si tenía que hacerlo de noche o en día festivo .
 
juana bellanato en minaSu primera salida a Alemania fue en 1956, como becaria del CSIC, para hacer un trabajo postdoctoral en el “Institut für physikalische Chemie  de la Universidad de Freiburg i. Br. (Friburgo de Brisgovia). Juana Bellanato con Raman    Un instituto dirigido por el profesor Reinhard Mecke y que acababa de pasar una historia “tormentosa : en 1944, sólo 12 años antes de llegar Juana, había sido destruido, en gran parte, por un bombardeo y el profesor Mecke y su grupo, entonces pequeño, se ubicaron en Wallhausen un pueblo de pescadores a orillas del Lago de Constanza, donde siguieron investigando. En 1949 volvieron a Freiburg y cuando Juana llego allí se encontró con un instituto completamente nuevo y con muchos más instrumentos de investigación que en España, adquiridos con fondos provenientes de la industria química alemana.
 
Juana estuvo allí con el profesor Eduard Schmid y bajo la “proteccion  de la doctora Barbara Starck quien, junto a su entonces novio Erwin Mez, le facilitaron mucho su estancia. “La madre de Barbara era judía y después de la Segunda Guerra Mundial sólo quedaron vivos cuatro miembros de la familia. Los demás -diecisiete- murieron en el campo de concentración de Ausschwitz . La amistad de Juana con ella duró casi hasta el año 2001 en que murió. Hoy existe en Alemania la Dr. Barbara Mez-Starck Foundation (Freiburg) que ayuda a la investigación médica y que anualmente concede premios para los jóvenes químicos de excelente currículo, y para las contribuciones relevantes en el campo de la química estructural experimental y de la física molecular.
 
"A Barbara y a Erwin les debo que mi estancia en Alemania fuese más fácil y también la expansión de mi cosmovisión". "En Alemania, me abrí a Europa". En Friburgo, Juana conoció a mucha gente interesante: asistió a conferencias de Karl Rahner y de Abbé Pierre, vio a Martin Heidegger y escuchó más tarde, en Munich, a Romano Guardini, Juana Bellanato con Ramanjuana bellanato raman “y de lo que más me he enorgullecido desde entonces es que, durante mi estancia en Friburgo, coincidí unos días con C. V. Raman, el descubridor del efecto Raman, tan trascendental para los espectroscopistas. Era mi primera aproximación a un premio Nobel. De una foto que conservo junto a él estoy orgullosa y es la envidia de los espectroscopistas Raman actuales, muchos de los cuales me piden una copia . Esta misma foto, a la que Juana alude, está expuesta, junto a otras, en la sala dedicada a Raman en el “Raman Research Institute , en Bangalore, India.
 
Respetando las diferentes costumbres, los tópicos y las mentalidades propias de cada uno de los dos países en los que estudió, Juana añoraba las del suyo: “necesitaba respirar aire español . Ya en Alemania, se hizo amiga de algunos de los pocos españoles e iberoamericanos que residían en Friburgo, y también buscaba encontrarse con amigos estudiantes en Munich: “A veces me faltaba el aire, y de Friburgo me iba a Munich para encontrarme con los amigos del Colegio Español. Entonces lo pasaba en grande, porque me llevaban a todos los sitios, me reía, era feliz y, por supuesto, sacábamos defectos al país de acogida, que supongo que es lo que hacen ahora nuestros inmigrantes con el nuestro. También veíamos y discutiamos, desde lejos,  los problemas de España. En Alemania Juana conoció, por primera vez, los problemas de la inmigración, en este caso de los trabajadores y emigrantes españoles.
 
La muerte repentina de su padre (1957) cuando ella estaba en Friburgo marcó la segunda época  de la vida de Juana. Los años 1959-1960 los pasó en parte como becaria del British Council en el “Physical Chemistry Laboratory  de la Universidad de Oxford. El director del Laboratorio era el premio Nobel de Química (1956) Profesor Sir Cyril Norman Hinshelwood, que,  como ocurrió en Friburgo, me dio también una llave del edificio para que pudiera trabajar cuando quisiera; pero previa entrega de unos chelines, por si la perdía. A pesar de su ciencia parecía sencillo y amable. Creo había trabajado con él la Profesora de Investigación del CSIC Mª Josefa Molera. Todavía recuerdo el saludo que me hacia con su sombrero cuando me veía por la calle . “En el laboratorio de Oxford, igual que en Alemania, había muy pocas mujeres licenciadas trabajando. Yo solo recuerdo a una polaca. También a la hora del café y del té casi exclusivamente asistían hombres.
 
juana bellanato en HastingsEn la Universidad de Oxford la vida era de otro estilo a la de Alemania. Juana tenía ya experiencia de vivir sola en el “extranjero . Procedentes de los cinco continentes y Juana Bellanato con Raman    especialmente de los países de la Commonwealth, Juana conoció a muchos y variados estudiantes. Tuvo que pasar allí la Navidad (la única fuera de España en su vida), pero: “Los ingleses se portaron muy bien conmigo ya que tenía invitaciones a comer todos los días, de mi profesor, de una familia de cuáqueros… . En aquellos días navideños, Juana tuvo que "animar" a algunos estudiantes con mas nostalgia que élla. El director de Juana en Oxford fue el profesor H.W. Thompson, “Tommy, para los amigos , posteriormente Sir Harold Thompson. Como anécdota curiosa Juana recuerda que “Tommy  también fue profesor de Margaret Hilda Roberts, más conocida como Margaret Thatcher, que antes que política fue química .
 
Asistía, de vez en cuando, a la Newman House y a la Spanish Society, donde daba charlas y conferencias “gente importante .  Recuerda a Salvador de Madariaga hablando sobre el Misticismo español, o al famoso traumatólogo Joseph Trueta, cuyos conocimientos sirvieron para la curación de numerosos heridos de la Guerra Civil española y de la Mundial. A su vuelta a España, intento ampliar estudios en los Estados Unidos, “pero el director del Instituto ya no me dejó salir a estudiar fuera.
 
Juana ha trabajado fundamentalmente en el campo de la Espectroscopía Infrarroja y Raman-Laser aplicadas a diferentes problemas de interés científico, médico, farmacológico e industrial. Desde 1975 a 1979 fue Encargada de la Sección de Espectros Moleculares y del Laboratorio de Espectroscopia Molecular y de 1979 a 1990 Jefe de la Unidad de Espectros Moleculares del Instituto de Óptica. Desde 1985 a 1988 fue Presidenta del Comité Español de Espectroscopía y Vicepresidenta del Grupo Español de Espectroscopía, Grupo que después presidió entre los años 1990 a 1995.
 
En 1967 colaboró en el IX European Congress on Molecular Spectroscopy (EUCIMOS), celebrado en Madrid. “Como en esa fecha, España estaba ya más abierta a Europa, asistieron muchos extranjeros, entre ellos mis colegas de Friburgo. De este congreso los asistentes extranjeros recordaron durante mucho tiempo la paella Juana Bellanato recibe la placa de su jubilación. año 1991    que el Consejo les ofreció en el Campus del CSIC… Juana recuerda la Recepción del Ayuntamiento en los Jardines de Cecilio Rodríguez del Retiro, con la actuación de Lucero Tena y como tuvo que actuar como “amortiguador entre alemanes y rusos .
 
En 1985 se celebró, también en Madrid, el “XII European Congress on Molecular Spectroscopy  y en esta ocasión Juana fue nombrada secretaria del Comité Organizador. Desde 1987 hasta ahora es miembro del Comité Internacional de estos Congresos.
 
Juana ha publicado casi 200 trabajos, la mayoría en revistas extranjeras, casi siempre en colaboración. Ha publicado dos libros, ha escrito capítulos de varios libros, ha dirigido y colaborado en varios proyectos de Investigación. También ha publicado artículos no relacionados con su especialidad en revistas y algún periódico. Dirigió una tesis doctoral, codirigió dos y una tesina y ha colaborado en “muchísimas .
 
Al jubilarse (mejor dicho, al jubilarla, como dice ella) a los 65 años, Juana tuvo tiempo para compaginar con su trabajo como doctora vinculada “ad honorem  los estudios de la Licenciatura de Teología en la Universidad Comillas Madrid (1993), colaborando hasta la fecha en el Departamento de Bioética de la Facultad de Teología de dicha Universidad.
 
El 31 de diciembre del 2007, Juana Bellanato Fontecha abandona definitivamente el Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

"Todo tiene su tiempo, y su momento cada cosa bajo el cielo..... " (Qo, 3,1)  

Esta es una gran historia que forma parte de la esencia del CSIC

RECUERDOS DE UNA VIDA