¿Qué sabemos de… ‘Las malas hierbas’?

Novedades ciencia y sociedad
¿Qué sabemos de… ‘Las malas hierbas’?
La nueva publicación describe los efectos y usos de estas plantas

CULTURA CIENTÍFICA. 27/6/2017.

Se pueden encontrar en medio de un campo de cereales o en los márgenes de las carreteras, pero también como ingrediente principal de una exquisita ensalada. A pesar de su denostada fama, las malas hierbas no son siempre perjudiciales. Llegan a tener la misma importancia que la climatología a la hora de limitar la producción de cultivos, pero también ejercen un papel fundamental en el control biológico de plagas o en la protección contra la erosión del suelo.

Los investigadores del CSIC César Fernández-Quintanilla y José Luis González Andújar firman Las malas hierbas, el nuevo título de la colección ¿Qué sabemos de?, de la Editorial CSIC y Los Libros de la Catarata, con la intención de aclarar cuándo estas plantas son dañinas o beneficiosas para el ser humano.
 
Fernández-Quintanilla, del Instituto de Ciencias Agrarias, y González Andújar, del Instituto de Agricultura Sostenible, parten del concepto de 'mala hierba' para agrupar todas las plantas capaces de interferir con las actividades humanas, y aportan datos que explican su relevancia económica y social. En el ámbito agrario, las malas hierbas causan pérdidas de rendimiento de hasta el 100% en el caso de la remolacha, los ajos y muchas otras hortalizas. También en las ciudades hacen notar su presencia. “Estudios recientes muestran que el polen de gramíneas, entre las que hay especies consideradas malas hierbas, afecta a casi un 60% de la población sensible a alergias en el sur de España”, explican los autores.
 
El texto expone las distintas estrategias que se desarrollan para su control, como el uso de herramientas químicas, mecánicas o biotecnológicas. Por otro lado, se argumenta la necesidad de conservación de las malas hierbas, por ser componentes fundamentales para el funcionamiento de los ecosistemas agrícolas, ya que muchos animales se alimentan de estas plantas, y son proveedoras de los insectos polinizadores.
 
La alimentación y la medicina también se benefician de estas plantas. Por ejemplo, la verdolaga (Portulaca oleracea) forma parte de diversas recetas culinarias y se consume habitualmente en China, México y en países tropicales. Asimismo, el diente de león (Taraxacum officinale) es muy apreciado para su consumo en ensaladas, ya que contiene tres veces más proteína y cuatro veces más hierro que la lechuga, además de ser diurético y antiinflamatorio.
 
El libro Las malas hierbas, integrado en la colección de divulgación ¿Qué sabemos de?, puede adquirirse tanto en librerías como en las páginas web de la Editorial CSIC y Los Libros de la Catarata.