El Sarmiento de Gamboa, al rescate de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes

Novedades ciencia y sociedad
El Sarmiento de Gamboa, al rescate de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes
El buque oceanográfico del CSIC zarpa desde Cádiz para realizar la expedición

CULTURA CIENTÍFICA. 17/08/2017

El buque Sarmiento de Gamboa del CSIC ha zarpado este miércoles del puerto de Cádiz para realizar la tercera expedición científica al pecio Nuestra Señora de Las Mercedes. Organizada por el CSIC, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el Instituto Español de Oceanografía y la Armada española, esta incursión a las profundidades del mar servirá para analizar la situación y evolución de los restos de la antigua fragata de la armada española, cuyo hundimiento se produjo el 5 de octubre de 1804.

El comienzo de la expedición del Sarmiento de Gamboa se presentó este jueves con un acto en Cádiz.

El objetivo de la campaña es doble: completar el estudio de las expediciones realizadas en 2015 y 2016 e investigar las zonas que hasta ahora no han podido ser estudiadas. Para ello se cuenta por primera vez con el buque oceanográfico gestionado por el CSIC a través de la Unidad de Tecnología Marina (UTM). El Sarmiento de Gamboa está considerado como el más moderno y mejor equipado de la flota oceanográfica financiada por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad. Entre los equipos de vanguardia que se emplearán en la campaña arqueológica figura un robot submarino remoto (denominado R.O.V., Remote Operated Vehicle) del Instituto Español de Oceanografía.

A la tripulación de esta embarcación se sumará el equipo de la campaña, integrado por 22 personas. La expedición, que durará aproximadamente 10 días, tomará tierra en Cartagena (Murcia), donde está ubicado el Museo Nacional del Arqueología Subacuática que dirige toda la campaña.
 

Éxito de las dos campañas anteriores

En las expediciones previas, orientadas también a garantizar la conservación presente y futura del pecio, se midieron variables como la salinidad, las corrientes o las alteraciones de carácter natural, entre otras. También se configuró un mapa arqueológico de la fragata y de su cargamento, en el que se localizaron y posicionaron varios cientos de objetos arqueológicos.

En el marco de estos estudios se han extraído 51 objetos que han permitido documentar aspectos de la vida a bordo de la fragata. Entre estos bienes figuran un cañón pedrero de bronce de 80 centímetros; un almirez y su maja de oro; una palmatoria de plata; dos candeleros, una gran fuente, platos, tenedores y cucharas todos ellos de plata, que se encuentran en el Museo Nacional de Arqueología Subacuática en Cartagena.

Este proyecto constituye una muestra de la capacidad de España a nivel científico y tecnológico en la protección de su patrimonio subacuático.