Visita en Madrid la exposición ‘Ciencia de acogida’ sobre personal investigador exiliado

Visita en Madrid la exposición ‘Ciencia de acogida’ sobre personal investigador exiliado
La muestra, junto con un ciclo de charlas, trata de sensibilizar sobre la situación de los refugiados

CULTURA CIENTÍFICA. 7/7/2017. 

«Debería agradecer a Mussolini haberme declarado raza inferior, ya que esta situación de extrema dificultad y sufrimiento, me empujó a esforzarme todavía más». Rita Levi-Montalcini, neuróloga italiana Premio Nobel de Medicina, tuvo que exiliarse a EE UU tras la II Guerra Mundial. Como ella, durante el siglo XX, muchas personas se vieron obligadas a abandonar su país huyendo de la represión de gobiernos intransigentes. Años más tarde, algunos de estos refugiados consiguieron desarrollar sus trabajos científicos, llegando incluso a conseguir galardones internacionales, como el Premio Nobel, y a realizar grandes aportaciones para la humanidad.

La exposición 'Ciencia de acogida', en la que ha colaborado el CSIC y que puede visitarse en el CentroCentro (Ayuntamiento de Madrid, Plaza Cibeles, 1) hasta el 17 de septiembre, utiliza la ciencia como llave para sensibilizar a la sociedad sobre la situación actual de los refugiados, destacando la importancia de la investigación científica a través de la vida y aportaciones de conocidos exiliados del mundo de la ciencia, y en particular de las contribuciones de las mujeres en un contexto histórico en el que no solo fueron víctimas de los regímenes dictatoriales, sino que tuvieron que vivir en una sociedad hecha por y para los hombres. Un ciclo de charlas a lo largo de todo el verano completa esta iniciativa.  

La exposición

La muestra está articulada en dos módulos. En el primero nos situamos en España, donde el visitante podrá conocer a los científicos que tuvieron que abandonar este país tras el estallido de la contienda de 1936. Se trata de una propuesta gráfica inspirada en los carteles propagandísticos de ambos bandos, a través de la que conoceremos a las grandes figuras de la Edad de Plata de la ciencia española: Severo Ochoa, Dorotea Barnés, Amparo Poch y Gascón, Blas Cabrera, Enrique Moles o Pilar de Madariaga Rojo.

El segundo bloque lo constituyen las figuras que se vieron envueltas en la II Guerra Mundial. En este momento histórico, debido a las leyes antisemitas del Tercer Reich, muchos intelectuales, incluidos cientos de científicos, se vieron obligados a abandonar Alemania. La propuesta artística para este bloque se basa en el trabajo de creadores plásticos procedentes de la escuela Bauhaus y el movimiento surrealista, que contextualizan el campo de trabajo de los científicos que huyeron de Europa, muchos de ellos notables investigadores (y muchos premios Nobel) como Rita Levi-Montalcini, Albert Einstein, Lise Meitner, Enrico Fermí, Emilio Segré o Max Born.

La propuesta expositiva se cierra, a modo de conclusión, con una obra dedicada a la época actual. Una pieza concebida para la reflexión.