La gravedad protagoniza el último libro de la colección ‘¿Qué sabemos de?’

La gravedad protagoniza el último libro de la colección ‘¿Qué sabemos de?’
Carlos Barceló aborda cuestiones como las ondas gravitacionales o los agujeros negros
CULTURA CIENTÍFICA. 05/04/2018.
 
Hoy sabemos que habitamos un universo repleto de galaxias que, en promedio, se alejan unas de otras. También conocemos cómo se forman los agujeros negros y las consecuencias de sus colisiones: las ondas gravitacionales. Además hemos incorporado la idea de que no hay un tiempo universal para conseguir que los navegadores de nuestros móviles funcionen con la máxima precisión. Todas estas cuestiones comparten un mismo fundamento: la teoría general de la relatividad. Formulada en 1915 por Albert Einstein, en los últimos cien años la relatividad general y su concepto de espaciotiempo ha ocasionado una enorme revolución. Ya no se trata solo de una disciplina exclusivamente teórica. Sus predicciones se van corroborando una por una con creciente precisión y conforma un rico entramado de observaciones y experimentos fundamental para un gran número de áreas de investigación.
 
En su libro La gravedad. Desde el nacimiento de la relatividad general hasta la detección de ondas gravitacionales (Editorial CSIC- Los Libros de la Catarata), el investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía del CSIC Carlos Barceló propone una “visita guiada” por este vasto territorio.
 
La panorámica comienza con un breve repaso histórico del concepto de gravedad y continúa con un particular “destilado de gravedad”, donde Barceló describe algunos de los principales ingredientes de la relatividad general, tales como que el tiempo y el espacio están conectados por la causalidad, que no existe un tiempo universal o que la gravedad es el motor último de la vida en el universo. El autor también explica varios experimentos que han servido para verificar los postulados de Einstein.
 
Lejos de nuestro planeta, el texto pone el foco en tres aspectos donde la relatividad general deja su impronta con especial intensidad, como el de la “ecología estelar”. Según el autor, “la gravedad va generando compactación constantemente, es el adhesivo del universo, y nos lleva hacia estados cada vez más compactos con los agujeros negros como vía muerta final”. Otro es el del universo a gran escala en el que se aborda la expansión del cosmos, la radiación cósmica de fondo y la energía y la materia oscura, entre otros temas.
 
El autor también dedica un capítulo a las ondas gravitacionales, anunciadas por Einstein en 1916 y detectadas cien años después. “Las ondas gravitacionales son seísmos en la fábrica del propio espaciotiempo, causados por fenómenos en los que hay rápidos y violentos movimientos de grandes cantidades de materia; son lo análogo a los desplazamientos de falla causantes de los terremotos terrestres”.
 
Una vez explorado el “territorio gravedad” más conocido, Barceló reflexiona sobre lo que pudiera existir en las brumosas fronteras de este ámbito científico. “La relatividad general ha alcanzado su madurez, pero para nada constituye una disciplina cerrada. Muchos de sus mejores frutos están todavía por madurar”, afirma el investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía.
 
El libro La gravedad. Desde el nacimiento de la relatividad general hasta la detección de ondas gravitacionales, integrado en la colección de divulgación ‘¿Qué sabemos de...?’, puede adquirirse tanto en librerías como en las páginas web de la Editorial CSIC y Los Libros de la Catarata. Con esta obra, la colección suma 92 títulos que tratan la actualidad científica y tecnológica de forma sencilla y cercana.
 
Esta publicación parte de un proyecto audiovisual de divulgación científica denominado Territorio gravedad