El CSIC vuelve a Egipto un año más de la mano del Proyecto Djehuty

El CSIC vuelve a Egipto un año más de la mano del Proyecto Djehuty
15/02/2019
Fecha 15/02/2019
Medio Departamento de Comunicación

 DESCARGA DE MATERIAL

Nota de prensa

El yacimiento arqueológico de la colina de Dra Abu el-Naga (Luxor, Egipto) acoge un año más al Proyecto Djehuty, dirigido desde el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) por el investigador José Manuel Galán, del Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo y Oriente Próximo. La presente campaña de excavaciones, la decimoséptima, ha recibido la visita de la vicepresidenta de Relaciones Internacionales del CSIC, Elena Domínguez, y del vicepresidente de Investigación Científica y Técnica, Jesús Marco.


José Manuel Galán (izquierda) conversa con los vicepresidentes de Investigación Científica y Técnica, Jesús Marco (centro), y de Relaciones Internacionales, Elena Domínguez (derecha), del CSIC. / César Hernández/CSIC COMUNICACIÓN

El Proyecto Djehuty tiene como objetivo la excavación, restauración y publicación de una zona de la necrópolis de la antigua Tebas, en la orilla occidental de Luxor, en Egipto. La iniciativa toma su nombre de Djehuty, supervisor del Tesoro y de los trabajos artesanos de la reina Hatshepsut, una de las pocas mujeres que ejerció de faraón en el antiguo Egipto y cuyo reinado se extendió durante 22 años en la dinastía XVIII, en torno al año 1470 a. C. Los trabajos arqueológicos y de restauración se centran también en la vecina tumba de Hery, fechada alrededor de 50 años antes. Durante los últimos cinco años las excavaciones se han centrado, sin embargo, en el exterior, donde ha salido a la luz parte de la necrópolis de la familia real y la élite entre el año 2000 y el 1500 a. C.

Las 17 campañas de excavaciones llevadas a cabo hasta el momento por Galán y su equipo han dado numerosos frutos, como el ataúd de Iqer (ca. 2000 a. C.), enterrado con sus arcos, flechas y bastones de mando; el ataúd ‘alado’ de Neb (ca. 1600 a. C.), la cámara sepulcral del propio Djehuty, decorada por completo con pasajes del Libro de los Muertos (ca. 1470 a. C.); la denominada Tabla del Aprendiz, un pizarrín de escuela de esa misma época empleado para aprender a manejar el pincel escribiendo y dibujando; o los cincuenta ramos de flores del año 1000 a. C. aproximadamente.